martes, 3 de febrero de 2015

Fiebre en las gradas de Nick Hornby

Nick Hornby es un escritor británico que me ha enseñado una cosa: el fútbol, también se lee. Fiebre en las gradas es un libro donde este autor relata su pasión por el fútbol, en concreto, por el equipo de sus amores, el Arsenal (equipo de la Premier League inglesa con origen en Londres).

Yo, como Hornby, soy un enamorado del deporte. Aunque me gusta casi más el basket que el fútbol, también vivo con mucha pasión los partidos de mis equipos que, por cierto no son otros que el Real Madrid y los New York Knicks. No me preguntéis por qué, creo que los equipos se eligen de pequeño, en el patio del colegio y yo en concreto tiré por estos colores porque me regalaron una camiseta de Hugo Sánchez (jugador mexicano del Real Madrid) y una gorra de los Knicks.

Pero vamos a lo importante: Fiebre en las gradas. El resumen de este libro sería:
Fiebre en las gradas es el relato autobiográfico de la tumultuosa relación del autor con el fútbol y con su equipo, el Arsenal londinense, durante más de veinte temporadas. Con un entusiasmo contagioso y su característica ironía, Hornby nos cuenta lo que ocurre cuando uno deja que el fútbol dé contenido a unos cuantos hueco s que deberían haber estado ocupados por otras cuestiones. Esclavo del calendario de competiciones y del devenir de su equipo, este adicto al fútbol rechaza invitaciones a bodas porque ese día el Arsenal juega en casa, o asocia su primera gran ruptura amorosa a la pérdida de un jugador emblemático.

Fiebre en las gradas


El libro tiene mucho de autobiográfico y en cada línea se desprende pasión y amor por unos colores. Es la primera obra que leo de Hornby aunque ya me sonaba su nombre. Imagino que por su novela Alta Fidelidad que fue llevada al cine por Stephen Frears. Me ha gustado el estilo y como se cuentan muchos de los acontecimientos que suceden en la vida del propio autor entre los años 1968 y 1992, periodo que abarca el libro.

Pero lo que más me ha gustado ha sido sentirme identificado en muchas situaciones...Evidentemente, no soy tan radical como Hornby en mi interés por el deporte pero reconozco que si hay muchas veces que organizo mis eventos sociales en función de un partido importante. Y es que, creo que todos los que amamos algún deporte y seguimos a un equipo pasamos en algún momento de la vida por una época en la que todo lo que ocurre entorno a tu equipo parece lo más importante del mundo.

Durante el desarrollo del libro, el autor trata de encontrar una respuesta a su obsesión por el fútbol, y más en concreto, por el Arsenal, y lo hace con un estilo muy ácido y un tono de humor que lo hace divertido y entretenido al mismo tiempo. No es un humor basado en la ironía tan pura como el que se puede encontrar en La vida según Sheldon pero en varios momentos me ha hecho esbozar más de una risita. Es, precisamente, la forma en que Hornby nos cuenta su historia la que hace que el libro se apto para cualquier lector, no solo para los más "futboleros".

Con esta obsesión por el fútbol de fondo, Hornby nos hace un retrato de su vida durante los 24 años que abarca el libro. Entre dolorosas derrotas, grandes decepciones y algunas pocas alegrías nos hacemos una idea de como ha evolucionado como persona desde el niño que con 11 años visitó por primera vez Highbury (estadio del Arsenal) con su padre.

Ciertamente, el libro me ha sorprendido agradablemente. Libros de fútbol, se pueden encontrar muchos pero este Fiebre en las gradas es totalmente distinto. Nos da el enfoque de un aficionado de verdad, de los que vive con pasión cada partido y cuenta con un estilo narrativo sobresaliente impregnado de un humor que convierte la obra en una lectura obligatoria si eres futbolero de pro aunque también es un libro accesible, fácil de leer y ameno si no compartes esta pasión.